#2751
AvatarAnónimo
Inactivo

Creo que una de las razones por la que se ponen en marcha proyectos cuando en realidad se quiere desarrollar un servicio es debido, en parte, a la trayectoria que la Administración ha tomado a la hora de dejar en manos de entidades no lucrativas el desarrollo de servicios que deberían estar cubiertas por ellos.
Esto ha hecho que la Administración conceda subvenciones para determinados servicios pero, a la vez estos tienen que presentarse con un formato de proyecto y que tengan una duración determinada, lo que hace que no haya una distinción clara sobre lo que es un proyecto o un servicio.
Esto tiene como consecuencia que una vez que la financiación para un servicio llega a su fin, no existe una financiación para seguir llevándola a cabo; por lo que tiene que suspenderse el servicio aunque la necesidad de este todavía exista.