#2760
AvatarAnónimo
Inactivo

Respecto a la primera cuestión, creo que es básico atender las demandas de las personas. Algo que quiere resolver una necesidad que no es percibida por las personas, no tiene en principio sentido. Otra cosa es que se puedan preveer desde los profesionales la aparición de futuras necesidades, que aún no son sentidas por la población y se trabaje y propongan programas, proyectos para prevenir situaciones de gran desajuste. Estoy pensando en la inmigración. Ya hace bastantes años (en 1.995…) en los círculos de profesionales que he conocido se preveía que este fenómeno se iba a intensificar (si bien no se sabía hasta qué punto), pero desde la esfera política – administrativa no se hizo eco de esta realidad que se veía llegar,y así, nos encontramos con que se están abordando necesidades que se podían haber previsto.
Respecto a la segunda cuestión, creo que hay criterios de muy diversa índole. Uno, a mi parecer, sería la escala de Maslow, mencionada en el tema de esta semana. Contra más baja esté una necesidad identificada en relación a la escala, más prioritaria debe ser su satisfacción. Otro criterio podría ser la gravedad, dentro del mismo problema: no es lo mismo por ejemplo abordar un problema de drogodependencias, que el riesgo respecto a ese problema por parte de un sector, grupo…. Otro podría ser el número de población afectada. Otro podría ser el grado de emergencia social. Otro el nivel de recursos (humanos, económicos, materiales, políticos…) con que se cuenta. Otros criterios también comentados en el tema son: si van a las causas del problema, si se ha incluido la participación de los afectados, si se tiene en cuenta los aspectos de refuerzo de las capacidades y reducción de las vulnerabilidades de las personas, la proyección a futuro que se prevee en la evolución del problema…
Respecto a la tercera cuestión, sería a través de la inclusión y fomento de la participación de los afectados en todas las fases de proyecto, desde el planteamiento hasta su evaluación. Esto le daría mayor riqueza, y aumentaría la adecuación real del proyecto a la satisfacción de la necesidad.