#2947
AvatarAnónimo
Inactivo

Buenas tardes,
Como apunta Guillén (2016) “la planificación estratégica es una herramienta de gestión que nos puede ayudar al equipo directivo a definir hacia dónde ir”, siendo esta, desde mi punto de vista, su utilidad principal. Nos va a permitir determinar la dirección que tomará nuestra organización a largo plazo, estableciendo las actividades que tendremos que llevar a cabo para alcanzar nuestra visión, de forma que nos asegure (en parte) su continuidad. Será nuestra hoja de ruta en los tres años que durará desde su implantación, de forma que permitirá detectar las posibles desviaciones, actuando sobre ellas y seguir el camino para alcanzar la meta. Si no tenemos claro el objetivo o fin que persigue nuestra entidad es muy probable que no llegue nunca a término, se repitan errores, no se realicen las actividades adecuadas…

Además, gracias a la planificación estratégica podremos identificar las fortalezas, debilidades, oportunidades y retos de nuestra organización de forma que podamos adaptarnos a los cambios, detectar los actores involucrados en el proceso y crear estrategias de actuación. De esta forma, podremos definir una situación futura deseable y posible a la que queramos llegar, junto con las acciones/proyectos que tendremos que llevar a cabo para conseguirla.

Pero, no sólo eso, sino que la planificación estratégica también nos permitirá: 1) Afirmar la organización, de forma que se generan ideas acerca de las razones por las que existe la misma y determinar sus aspiraciones y valores; 2) Descubrir “lo mejor de la organización”, aquellas cosas que verdaderamente se hacen mejor; 3) Aclarar ideas de futuro (como decía, un aspecto fundamental); 4) Transformar la visión en acciones, gracias al establecimiento de un plan de acción; 5) Generar objetivos de mayor impacto y duración en el tiempo; 6) Consolidar nuestra entidad y 7) Evaluar y realizar un seguimiento continuo del plan.
Un saludo,